Tutorías

La vida actual demanda a los sistemas educativos la formación integral de los estudiantes orientada no sólo a la adquisición de conocimientos, sino también al desarrollo de habilidades y actitudes que les permitan aprender  permanentemente y acceder a mejores condiciones de vida.

Esta demanda implica la necesidad de desarrollar estrategias educativas que permitan hacer efectiva la Reforma Educativa en cada aula y que existan las condiciones y los ambientes para que todas y todos los alumnos del nivel medio superior desarrollen las competencias para la vida y el trabajo que exige el entorno contemporáneo. Por ello, la SEP reconoce a la tutoría como una forma de atención educativa mediante la cual el docente ayuda de manera sistemática a un estudiante o a un grupo de alumnos a atravesar y concluir con éxito su trayectoria académica a partir de cinco áreas de intervención:

1

Integración permanente: busca la incorporación de los estudiantes a la institución educativa y atender los problemas escolares que representen una amenaza para su permanencia institucional.

2

Rendimiento académico: provee ambientes que propicien el aprendizaje efectivo de todos los estudiantes.

3

Desarrollo personal: promueve el desarrollo de las capacidades sociales que permitan a los estudiantes interactuar con su entorno.

4

Desarrollo vocacional: guía y apoya a los estudiantes para que identifi quen su vocación profesional como estrategia para la construcción de un proyecto de vida.

5

Desarrollo profesional: busca el desarrollo de las competencias necesarias para el ejercicio de la práctica profesional.

En ese sentido, la función tutorial docente es un proceso de acompañamiento -de tipo personal y académico- que los docentes llevan a cabo a lo largo del proceso educativo para mejorar el rendimiento académico de sus alumnos, apoyarlos en la solución de problemas escolares y ayudarlos a desarrollar hábitos de estudio, trabajo, refl exión y convivencia. Por esto es que se le considera una modalidad de la docencia.